arepa 030

En 2013 con la idea de que se conozca el sabor de la comida venezolana en Guatemala, nace Chamarepas Café. Un negocio familiar, que inició este proyecto haciendo arepas y queso llanero repartiendo puerta a puerta; luego de cinco meses y de ver su veloz crecimiento y aceptación, aperturaron el 9 de septiembre de ese mismo año, el primer restaurante de comida venezolana en dicho país. Ampliaron el menú, brindando comida de las diferentes regiones de nuestro país: el patacón zuliano, los tequeños, la pisca andina, la cachapa. Hoy cuentan con otra nueva sucursal para atender a comensales guatemaltecos, venezolanos y de otras nacionalidades que disfrutan la variada gastronomía venezolana.

¿Cuándo se fue de Venezuela y por qué?

Soy venezolana y me llamo Lisbeth Araujo casada con un guatemalteco Jorge de La Roca, nos casamos en Venezuela en el año 1999 y nos mudamos a Guatemala; luego regresamos a Venezuela en el 2005 con el objetivo de residir en mi bella tierra, pero salí embarazada y vivimos una situación difícil económicamente. Mi esposo no veía mejorar las cosas en mi país y tuvimos que tomar la dolorosa decisión de regresarnos nuevamente.

¿Qué es lo que más extraña de Venezuela?

A mi gente, sobre todo a mi mamá y toda mi familia; la calidez de nuestra gente es única y extraño los hermosos paisajes de mi Venezuela, son demasiados recuerdos que se llevan en cada célula de nuestro cuerpo.

¿Qué le motivó a abrir su propia empresa?

La nostalgia que sentía por Venezuela y la carencia de tener un pedacito de ella y compartirla con mis compatriotas que yo sabía que estaría añorando a nuestra comida. Chamarepas sería no solo un restaurante de comida venezolana, sería un pedacito de hogar para cada hermano venezolano en tierras guatemaltecas.

¿Cuáles fueron las dificultades iniciales que enfrentó para abrir su negocio?

Las Arepas no las conocían en Guatemala y nuestra harina es costosa comparada a la harina guatemalteca; tenía que competir con un producto desconocido y caro. Temor a quedarme sin harina porque solo contamos con un proveedor.

Como emprendedor ya consolidado, ¿Qué consejos le da a aquellas personas que están pensando abrir su propia empresa?

Tener pasión por lo que vas a emprender, si no hay pasión es fácil abandonar con el primer obstáculo que se te atraviese. Que tu negocio tenga un propósito en la vida, no solo para tu bolsillo, sino de ayudar a la gente, de que trascienda y que sea una fuente de trabajo para muchos más, tanto locales como tus hermanos venezolanos. Actualmente, Chamarepas es y será la casa del venezolano en Guatemala y tendrá en nombre de Dios muchas franquicias administradas por venezolanos.

¿Cómo enfrentó sus fracasos para poder seguir adelante y alcanzar el éxito?.

Con mucho trabajo duro, aferrada a Dios y a la Virgen, con metas y objetivos trazados, pensando que todo pasa y también los momentos difícil de deudas y de sacrificios no serían para siempre, pensando y enfocándose en lo positivo y mirar atrás y ver lo que poco o mucho que habíamos avanzados. La clave es tener a Dios como el centro de tu proyecto, crear estrategias y enfocarse en los objetivos cortos, medianos y a largo plazo.

¿Emplea las nuevas tecnologías en su negocio? ¿Cómo le ayudan?.

Empleamos mucho las redes sociales y es un medio que nos ayuda a difundirnos y darnos a conocer. Nos llega mucha gente porque nos ve en Facebook.

¿Qué proyectos a futuro tiene para su empresa?

Crear franquicias, ya nos asociamos con un venezolano y estamos trabajando el primer restaurante como franquicia; la idea es que chamarepas se encuentre en muchas zonas de Guatemala y que nuestros productos como tequeños, queso llanero, salsas y pastelitos estén en los supermercados como Waltmart y La Torre.

¿Tiene alguna anécdota sobre la arepa?

Al inicio nos pedían tenedores para comerse la arepa. Otra anécdota es que después de dar toda una explicación sobre la arepa, el guatemalteco nos decía “ahhhh es como una pupusa (comida salvadoreña) o es una tortilla rellena (comida guatemalteca)”, pero al probarla sentían la diferencia y decían que estaban buenísimas. Otra anécdota es que la arepa reina pepiada nos la pedían rellena de carne y tuvimos que dejar en nuestro menú Reina Pepiadas de Pollo y de Carne, y créanme que la de carne está muy buena.

¿Cuál es su arepa favorita?

La Reina Pepiada.

Un mensaje para los venezolanos que están en Venezuela

Empezando por mi familia, se me hace un nudo en la garganta, me duele en el corazón que muchos venezolanos estén saliendo del País solo con una maleta buscando una mejor vida, separándose miles y miles de familias venezolanas. Dios, Venezuela tiene tantas riquezas naturales y personas tan preparada con tanto talento; no entiendo cómo puede estar tan destruida, con tanta pobreza, tanta delincuencia y con tanta división entre sus hermanos. Yo tengo años fuera de mi País y observo que acá en Guatemala siendo un País de pocos recursos naturales está mejor que Venezuela y observo como el venezolano viene con tantas ganas de salir adelante; sin tan solo nos uniéramos con un objetivo en común y utilizáramos todas esas fuerzas que tenemos al salir de nuestro País para emprender una aventura de lucha y esfuerzo y usarla en nuestro País para reconstruir a nuestra bella Venezuela y darle el mensaje a ese grupo que solo se enfoca en una ideología tonta que Venezuela se respeta y vale mucho.

Gracias por participar en el Día Mundial de la Arepa! Deja un Comentario

Comentarios